Rébecca Dautremer

Cyrano
Ilustración perteneciente a Cyrano, de Rébecca Dautremer

Hoy en día es difícil encontrar algo que pueda atraer la atención de niños y adultos por igual. Definitivamente, los intereses no son los mismos, pero si algo puede unir los gustos y las emociones de ambos, son los libros que ilustra Rébecca Dautremer.

La primera vez que me encontré con uno de sus libros ilustrados: Princesas olvidadas o desconocidas, creedme si os digo que fue amor a primera vista. Lo encontré donde menos esperas encontrar un libro, en una tienda de mobiliario, sobre una mesa de escritorio de una de las habitaciones infantiles que exponían. Me senté a ojearlo, atraída por el color rojo de la portada y por su título, y no pudo enternecerme más lo poco que pude leer. Así, con veintidós años, me encuentro frecuentemente en la zona infantil de librerías y bibliotecas, buscando y coleccionando los libros que ha ilustrado Dautremer y que me llevan de vuelta a la infancia cuando los añado a mi estantería.

Estudiante de Artes Plásticas en la Escuela de Arte de París, Rébecca nunca se vio a sí misma ilustrando libros. Quería ser fotógrafa o diseñadora gráfica, pero al conocer un editor empezó a interesarse por la ilustración. Los cuentos que ilustra destacan por su inconfundible estilo, al que da vida gracias a la técnica del gouache, una acuarela opaca, por, según sus propias palabras, ser un material que no se seca nunca; y su uso casi religioso de las tonalidades rojas y granates.

Ha ilustrado desde historias tan conocidas y entrañables como Alicia en el País de las Maravillas, uno de mis cuentos favoritos, hasta una versión ilustrada de La Biblia. Lo más habitual es encontrarla trabajando en obras de autores que toman su inspiración de historias clásicas de todo el mundo: desde el mito nórdico de Baba Yaga, pasando por una mezcla curiosa entre Pinocho y Frankenstein retratada en Sentimento, una historia ambientada en el Japón feudal descrita en Cyrano o el Diario de Pulgarcito, un cuento que todo el mundo conoce en, al menos, una de sus muchas versiones. Además, Dautremer narra el descubrimiento del amor en Enamorados, un libro escrito e ilustrado por ella, y posee una dinámica colección de sus ilustraciones, con todos los personajes que ha creado, en El pequeño teatro de Rébecca Dautremer.

La particularidad de todos y cada uno de los libros en los que participa es que son cuentos contados desde otra perspectiva y de una manera nueva, no sólo centrándose en los finales felices que inundan una infancia, sino en el realidad de lo que puede suceder, aunque ésta no sea tan maravillosa como uno pensaba. No se trata de historias felices o historias tristes, se trata de historias que hacen reflexionar y que hacen que merezca la pena recordar. Y dejando a un lado la maravillosa y particular estética de sus ilustraciones, hay que tener en cuenta su participación en todo el proceso creativo y de diseño de los libros. Que haya un libro en una estantería que guste y llene a niños y adultos, es una tarea que esta ilustradora francesa ha conseguido de manera notable.

Si coleccionas libros ilustrados, Rébecca Dautremer es una artista que no te puedes permitir perder, y no lo digo sólo porque sea una de mis favoritas.

Captura de pantalla 2015-08-01 a las 10.28.20
Ilustración de Alicia en el País de las Maravillas por Rébecca Dautremer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s