Paprika, un sueño de Satoshi Kon

Tengo que reconocer que la película que os traigo hoy entra dentro de una categoría que me obsesiona. Pertenece a cierta clase de productos cinematográficos que descubrí, probablemente, con al aparición de “The Matrix” en 1999 y que desarrollé con otros títulos como “Ghost in the shell”, “A scanner darkly”, “Perfect Blue”, “Dark city”, “The Thirteenth Floor” y un largo etcétera. Todos estos ponen de entredicho la propia existencia y la realidad tal como la entendemos, desmontándola por completo en pantalla o cuestionándola a través de los diálogos entre los personajes. Todas estas películas ponen sobre la mesa un sinfín de elementos relacionados con la filosofía y dudas que entran en el campo de la metafísica que me fascinan por completo.

paprika (2006)

Basada en una novela homónima de Yasutaka Tsutsui, “Paprika”, producida por el estudio japonés de animación Madhouse, se desarrolla entorno a la creación de un método de terapia llamado PT, que ha inventado el psiquiatra Atsuko Chiba. Es un prototipo de máquina que permite introducirse en los sueños de un paciente para tratar sus problemas. Uno de los modelos de este invento es robado y comienzan a utilizarlo para invadir las mentes de sus creadores, destruyendo sus personalidades mientras duermen. Esto da pie a una investigación en busca del criminal.

El fallecido Satoshi Kon había realizado hasta el momento cuatro películas de larga duración y una miniserie para televisión. Concretamente, inició su andadura como director en “Perfect Blue”, un título que en otro momento trataremos aquí y que es una obra maestra dentro y fuera de su género, un referente dentro de la carrera del autor y una referencia en la de otros. A esta producción le siguieron “Millenium Actress”, “Tokyo Godfathers” y la serie “Paranoia Agent”. Finalmente, “Paprika” llegaría en 2006 para ser la última obra de su autor.

El director  juega mucho en su obra con los cambios de realidad e identidad. En esta película, coescrita con Seishi Minakami, la excusa argumental es la creación de este PT, una máquina que permite a alguien introducirse en la mente de otra persona para causar auténticos desastres. Kon no lo desaprovecha y nos sumerge en una serie de increíbles fantasías y sueños que llegan a confundirse con el plano real de los personajes, que se encuentran en plena investigación de los hechos. Desde la escena inicial, podemos ser testigos de un confuso sueño que contiene las claves de lo que ocurrirá a continuación, y la película es un viaje en el que las diferentes subtramas se van entrelazando y los diferentes personajes van descubriendo el sentido de lo que pasa a su alrededor y dentro de sí mismos. El resultado es una trama llena de misterios que acaba por ser mucho más compleja de lo que parece en un principio. Es implacable en su labor de mantener al espectador pegado a su asiento y sin distraerse. Todo, por supuesto, con la inestimable ayuda de Susumu Hirasawa, que supo entender a la perfección qué era lo que necesitaba el film y construyó una banda sonora que encaja a las mil maravillas con la historia.

“Paprika” ha llegado a ser uno de los grandes títulos a tener en cuenta en el mundo de la animación, aunque ha sido capaz de trascenderlo llegando a ser nombrado como uno de los puntos de partida del director Christopher Nolan para crear “Inception”, con la que tiene más de un punto en común y que llegó cuatro años después. Son noventa minutos fascinantes e inolvidables que forman parte del excelente legado de un director con un estilo claro y excelente. Auténtica historia del cine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s