Seconds

Ya quedan muy atrás los días en los que Bryan Lee O’Malley publicaba los tomos en blanco y negro de “Scott Pilgrim”. A pesar de que no era su primera obra, ya que venía de publicar “Lost at sea”, aquellos cómics llenos de referencias al mundo geek consiguieron al canadiense una legión de fans inmensa, entre cuyas filas me cuento yo mismo, que en 2010 se vería incrementada por la llegada a las carteleras de la película. Después de semejante éxito, las expectativas con respecto a lo próximo que publicara el autor eran altas. Muy altas.

Seconds

El verano de 2014, la novela gráfica “Seconds” apareció en las librerías. Una obra que se aleja mucho del mundo en el que Pilgrim se enfrentaba a los malvados ex-novios de Ramona Flowers, y que se olvida de los guiños al mundo friki para pasarse al plano autoreferencial. Eso sí, repite la fórmula de llevar los elementos mágicos al plano cotidiano, dotándolos de una naturalidad sorprendente.

El argumento gira entorno a Katie, una jóven cocinera dueña de un local de mucho éxito en la ciudad llamado “Seconds”, pero a pesar de todo no es feliz. El proyecto del restaurante lo comenzó hace algunos años con unos amigos, que se fueron marchando poco a poco hasta que se quedó sola. Así que tomó la decisión de vender el negocio y, aunque cada uno de los platos que allí se sirven es de su creación y que aún hay quien la llama “jefa”, lo cierto es que ya no pinta nada en este lugar. Esto la lleva comenzar un nuevo proyecto que le pertenecerá casi por completo y ver cómo se hace realidad la hace estar cerca de sentirse bien por fin. Todo es así de simple hasta que una misteriosa niña aparece en lo alto del armario de Katie y le promete, nada más y nada menos, que una segunda oportunidad en caso de que algo salga mal. Así las cosas empiezan a adentrarse en el mundo de la incontrolable magia y comienzan las complicaciones.

Sin duda, “Seconds” cumple más allá de lo esperado. Se disfruta mucho viñeta a viñeta a lo largo de sus más de trescientas páginas y su historia, que resulta extraordinaria y fresca, enseña una gran lección sobre aprender a aceptar y querer las cosas que ya tenemos y dejar de preguntarnos qué habría ocurrido si hubiéramos tomado una opción diferente en alguna ocasión del pasado, buscando siempre la felicidad en otro sitio. Por supuesto, el mérito no es sólo del hombre cuyo nombre figura en la portada, que no trabaja sólo, y hemos de hacer una mención especial al trabajo de color de Nathan Fairbairn, que ha hecho un trabajo excepcional que aporta mucho a la novela, que no habría quedado igual de redonda, algo que no todos los artistas de su ámbito consiguen.

Es una historia que habla un poco de todos nosotros y con la que parece imposible no sentirse identificado. Debéis contar con ella en vuestras estanterías seáis o no seguidores de O’Malley.

Anuncios

2 comentarios en “Seconds

  1. A mi me gustó, pero no me entusiasmó, creo que le faltaba la frescura y la energía de Scott Pilgrim. Aún así la historia es divertida y lo suficientemente sorprendente como para enganchar y su protagonista, aunque al principio puede caer fatal, termina por enamorar.

    Me gusta

    1. ¡Gracias por comentar Chechu! Creo que el mayor problema que tiene “Seconds” es precisamente que es muy diferente a “Scott Pilgrim” y la mayoría de nosotros esperábamos algo similar. Pero es injusto para la historia juzgarla por un trabajo anterior del autor y las expectativas que tenemos nosotros al respecto

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s