La serpiente de agua

Hubo algo que me atrajo irremediablemente a este libro cuando vi su portada en la librería. La cubierta era negra, con un gran número de mujeres dibujadas delicadamente que reflejaban una fiereza y una determinación que me dejaron impactada. La serpiente de agua era su título. Curioso, pensé yo. No conocía a su autor, Tony Sandoval, y la trasera del libro, más que aclararme algo sobre su contenido, me lo ponía más difícil. Lo ojeé por encima, ya que no quería destaparme nada importante de su trama, y lo apunté en mi kilométrica lista de deseos. Cuando llegó a mis manos, admito que me había olvidado un poquito de él, pero me causó la misma sensación que la primera vez volverlo a ver cuando me lo regalaron.

LaSerpientedeAgua_Page_4 2
Agnès, una de las protagonistas de La serpiente de agua

Sandoval, dibujante de origen mexicano, se inspira en Berenice, la obra de Edgar Allan Poe sobre cómo una mujer se marchita hasta el punto de que lo único que parece permanecer vivo en su cuerpo son sus dientes, para escribir el guión, donde, sin razón alguna, la obsesión por los dientes está muy presente; y, visualmente, en las pinturas de Gustav Klimt y Waterhouse. La historia nos presenta a Mila, una chica de lo más pragmática que no cree, o no quiere creer, en la magia; y a Agnès, a la que conoce por casualidad, que representa todo lo contrario: es aventurera, alocada y le gustan las historias extrañas. Mila se siente desde el principio atraída y fascinada de manera irracional por Agnès, sus historias y, sobre todo, por sus dientes. Juntas se ven arrastradas a un mundo mágico, onírico y oscuro, que se mezcla en ocasiones con la realidad, lo que hace difícil distinguir entre ésta y los sueños; gracias a una historia misteriosa, que el autor va construyendo y revelando a lo largo de las páginas.

Todo va cobrando sentido a medida que la historia avanza, a medida que Mila va averiguando como funciona el mundo del que, de repente, parece formar parte por culpa de su relación con Agnès. Las ilustraciones a acuarela, delicadas, oscuras y crudas; hacen que cada página y cada ilustración, independientemente de las demás, se convierta en una auténtica obra de arte que refleja perfectamente una narrativa muy bien construía, imposible de entender sin la fuerza visual de los dibujos y de los colores, que crean una atmósfera magnífica alrededor de la historia en cada momento de ésta. Las inquietantes escenas están plasmadas de manera que se te quedan grabadas y que resultan en un guión calculado al milímetro. Una historia nada típica, que cautiva desde el inicio hasta el final, haciendo que toda tu atención se centre en lo que está ocurriendo, en entender y deducir qué va a pasar, con una batalla final espectacular, manchada de escarlata, que hace que todo cobre sentido.

Es una adición diferente a la colección que tengáis, que merece la pena y que volveréis a visitar con las mismas ganas que la primera vez. Y, aunque es bastante más oscura y misteriosa de lo que os suelo recomendar, espero que guardéis este título tanto cariño como lo hago yo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s