Journey

Hace a penas diez días, por el día de mi cumpleaños, recibí la oportunidad de disfrutar por fin de Journey, un juego al que hacía mucho tiempo que tenía ganas de echarle el guante y que fue lanzado en marzo de 2012 para PS3 y hace poco ha salido a la venta en PS4. Después de disfrutarlo, ha sido imposible para mi evitar escribir sobre él porque, creedme, tenía que recomendarlo.

Journey

Thatgamecompany, fundada por Kellee Santiago y Jenova Chen, es una empresa que se ha caracterizado siempre por ofrecer videojuegos muy alejados del canon que dirige la industria en este momento. Tanto Cloud como Flow o Flower han situado al estudio en una posición privilegiada al ofrecer una nueva gama de sentimientos y experiencias al jugador, y Journey es, quizás, un compendio de todo lo que han aprendido hasta ahora.

En este videojuego, no sabemos absolutamente nada del andrógino protagonista envuelto en una túnica roja, ni sus razones para iniciar el viaje en el que nos veremos inmersos; sencillamente avanzamos. Sin introducciones de ningún tipo, nos encontramos a nosotros mismos en mitad del desierto enfrentándonos a lo desconocido, y será sólo la curiosidad por saber qué hay tras la pequeña duna que corona esta primera localización, lo que nos anime a movernos. A partir de aquí se ponen en marcha cada una de las pequeñas partes que hacen de este un producto excepcional.

Una de las piezas principales de Journey es su narrativa. Estamos ante un juego sin diálogos, cuya historia se nos transmite en forma de pictogramas, que nos muestran extraños personajes similares al nuestro al final de cada fase y que, de una forma un tanto abstracta, avisan de lo que está por venir. El resto del tiempo la historia se desarrolla a la vez que avanzamos, el viaje y cómo decidimos llevarlo es nuestro relato. No hay espectaculares fragmentos de video que nos dejen claro en cada momento qué es lo que está sucediendo y cómo tiene que pasar, porque no estamos ante otro videojuego que imita las formas del cine para transmitir, sino que ha encontrado y trabajado dentro de un lenguaje propio del medio en el que se desarrolla, regalándonos algo único e irrepetible en cualquier otra plataforma de ocio.

Otro de los componentes que hacen de este juego algo excepcional es la banda sonora, que es simplemente maravillosa y un ejemplo perfecto del buen uso de la música. Cada nota de las partituras de Austin Wintory transmite lo que debe transmitir en el momento en que suena y funciona como el acompañante perfecto para nuestra travesía, un personaje más en nuestra historia que consigue cambiar nuestra percepción del entorno a su antojo.

En complemento con el punto anterior, el arte de este videojuego, dirigido por Ke Jiang, es probablemente uno de los aspectos más aclamados, y por algunas buenas razones. Como el resto de piezas de este puzzle, el diseño de los personajes, escenarios y fondos, son también complementos a la narrativa y también son, sin duda alguna, una de las mejores razones para decidirse a comprar. Es imposible no quedarse con la boca abierta al ver el mundo en el que transcurre Journey.

Hasta completar el viaje, tenemos una aventura que dura un par de horas que pueden verse incrementadas en caso de que decidamos buscar los secretos coleccionables escondidos en sus maravillosos escenarios. Localizaciones que en los primeros niveles son enormes y transmiten una fuerte sensación de soledad y aislamiento, pero que según avanzamos se convierten en espacios cada vez más cerrados y angostos. La variedad de estancias es, además, increíble y son tremendamente disfrutables gracias a las mecánicas que ofrece cada una. No hay espacio para sentir que estamos haciendo la misma cosa aburrida una y otra vez.

Con un control simple y un punto de partida increíblemente sencillo en apariencia, Journey utiliza todos los elementos propios de la plataforma en la que ha sido desarrollado para crear algo que nunca antes habíamos visto. Y aunque algunos lo tachan de no serlo, y se ha vendido más de una vez como una “experiencia”, diría que de todos los que he jugado a lo largo de mi vida, este es el videojuego que más merece llevar dicho nombre.

Anuncios

3 comentarios en “Journey

  1. No se si has llegado a Jugar en cooperativo, pero la experiencia es sencillamente alucinante. se genera una complicidad bestial con un desconocido que despierta emociones increibles, y eso sin más posibilidad de comunicación que un simple canto.

    Me ha encantado la entrada, es otro punto de vista complementario a la que escribí en mi blog.

    felicidades.
    Un saludo.

    Me gusta

    1. Lo cierto es que si. La segunda vez que completé el juego, lo hice con un acompañante extraño y fue una experiencia totalmente inolvidable. Muchas gracias Pere ¡A mi también me ha gustado mucho tu post!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s