Big hero 6

Big hero 6 es una película que insistí mucho en ir a ver al cine. ¿Por qué? La verdad es que es una buena pregunta, porque ni siquiera había visto el trailer, pero el cartel me llamó tanto la atención y a mí me gustan tan poco las películas de Disney -sarcasmo, obviamente me encantan- que, bueno, era inevitable querer verla. Antes de entrar descubrí, para mi asombro personal, que era la primera colaboración de Disney con Marvel, al menos de esta forma, desde que adquirieron la compañía.

Big Hero 6

Nadie tenía demasiadas expectativas en esta nueva película, pero al frente de ella estaban dos reconocidos directores dentro del mundillo de las películas de animación: Don Hall –Winnie the Pooh- y Chris Williams –Bolt-. Unidos a Scott Watanabe –Paperman, Tangled- como director artístico, Disney puso toda la carne en el asador para hacer de esta película un éxito. La historia se centra en Hiro Hamada, un prodigio de 14 años obsesionado con la tecnología, que utiliza para crear robots y participar en peleas clandestinas; hasta que su hermano mayor Tadashi le lleva al instituto tecnológico en el que estudia, donde Hiro conoce a los amigos de su hermano y el proyecto en el que está trabajando: Baymax, de manera que se anima a buscar otra alternativa a sus dotes con la tecnología. Esta historia es una adaptación de un cómic de Marvel, desempolvado por los directores, de 1998. Al ser la historia poco conocida, disponían de una base de la que partir que podían modificar a su antojo para este largometraje. Así nacieron las versiones que nos traen a la gran pantalla de Hiro y Baymax, los claros protagonistas, y de los cuatro amigos que se les unen: Go Go, Honey Lemon, Wasabi y Fred. Además, los directores se esforzaron en traernos un universo Marvel alternativo al resto de películas que se están haciendo hoy en día, para impedir un crossover y para poder traernos la maravillosa ciudad de San Fransokyo, una maravillosa mezcla entre la parte más tradicional de San Francisco y la parte más nueva de Tokyo, llena de luces y de tecnología al alcance de todos.

Este film tiene una animación y una historia a la altura de las mejores de Pixar, tiene un buen ritmo y una trama equilibrada llena de emoción, acción, alguna que otra lágrima y muchas risas. El diseño de personajes es fabuloso, tanto en los protagonistas como en los secundarios, que suelen descuidarse en este tipo de cintas, ya que cada uno tiene una identidad propia y todos se complementan, sin hacer que uno sea más especial que los demás, excepto en el caso del adorable Baymax. El relato es sencillo, ligero y a la vez completo, sin agujeros, y aunque recurre al uso de clichés para mover la trama lo hace en su justa medida, sin resultar desagradable para el espectador. Es terriblemente entretenida y aunque no es profunda en niguno de sus apectos, como todo trabajo de Disney tiene una moraleja: la amistad. Por los temas que toca y al  ser parte de Marvel, se permite pequeñas referencias al resto de películas o cómics de la factoría y al trabajo de Isaac Asimov, debido a toda la robótica presente en la cinta.

Tanto la nominación a los Oscars del año pasado como el premio fueron más que merecidos, ya que es lo más diferente que ha intentado Disney desde principios de siglo, razón por la que llama aún más la atención. Si no la habéis visto os recomiendo hacerlo, porque serán 102 minutos que disfrutaréis como si tuvierais 13 años de nuevo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s